En medio de la lluvia y la pandemia, Adulfo interpreta melodías con su saxofón en la calle

0

Fluvio Cesar Martínez / Foro Coatza

Coatzacoalcos Ver. – “And I Love her”, de los Beatles, se escucha entre la lluvia que este jueves 5 de noviembre se presenta en el centro de Coatzacoalcos. Son sonidos que provienen del saxofón de Adulfo Barrales, un artista urbano que desde hace diez años se dedica a este arte, herencia de su padre.

“Cuando era pequeño mi papá me trajo acá (Coatzacoalcos) del estado de Puebla, porque él tocaba la trompeta y quería trabajar en la ciudad con su trompeta, ya fue aquí que me fue enseñando poco a poco y yo aprendiendo de la trompeta y ya de joven el saxofón, que fue lo que más me gusta”, cuenta el señor de 41 años.

Vestido de con un pantalón de mezclilla, playera rosa y negra cubierta con un chaleco negro, además de un sombrero, todos los días se coloca en la esquina que forman las calles José María Morelos y Zaragoza, en el primer cuadro.

Con una bocina amplifica el audio de su saxofón, donde suenan melodías de acompañamiento que lo hacen escuchar muy profesional.

“Yo me instalo en Coatzacoalcos siempre en este lugar durante casi seis horas o más si se puede, aunque hay días en los que me voy a otras ciudades como Minatitlán y Nanchital, y en ocasiones también recorro los mercados”, explicó.

Con la pandemia se acabaron los contratos en eventos sociales

Ante la mirada de algunos curiosos y de aquellos que después de grabarlo con su celular depositan algunas monedas, Adulfo dice que antes de la pandemia por el COVID-19 era invitado por tecladistas y grupos musicales a eventos sociales dentro y fuera de Coatzacoalcos.

Pero prefería tocar solo en fiestas donde las melodías instrumentales, que son sus preferidas, son solicitadas por cumpleañeros y aquellos que se casaban.

“Pues no me iba siempre bien, pero con los eventos salía para comer ahorita por la pandemia no hay eventos y decidí salir a las calles a regalar mi música y las personas me ayudan con unas monedas”, indicó.

Sus melodías preferidas son “Sabor a mí”, “A mi manera”, y algunos temas del cuarteto de Liverpool (Los Beatles). Aunque no deja de lado algunos boleros y cumbias.                                                                                    “Toco lo que pida la gente, porque durante estos diez años hemos aprendido varias melodías, eso sí cuando trato de sacar una canción, trato de que sea lo mejor que pueda para que les guste a las personas”, puntualizó.

Su prioridad es llevar el sustento a la familia

Desde que inició en esta carrera ha tocado el saxofón que le regaló su papá, que cabe mencionar, se nota desgastado por el paso de los años y el uso que Adulfo le ha dado.

Aunque no es tiempo de pensar en cambiarlo, pues su prioridad es llevar el sustento a su esposa y sus dos hijas de 17 y 19 años, con las monedas que las personas depositan en su sombrero.

Por ello cuando presenta alguna falla o se descompone una pieza, opta por repararlo:

“A veces se le cae una aguja, un corcho y una zapatilla y pues hay que mandarlo a reparar, esas piezas son baratas. Pero lo que más se tiene que cambiar es la caña que vale 120 pesos, esa es por donde se sopla, por eso hay que cuidarla mucho”, explicó el artista urbano.

Está concentrado en tocar y ganar de la caridad de los porteños, donde al día gana entre 100 y 300 pesos, dependiendo el número de personas que se detienen a escucharlo.

“Todos los días trabajo, por ejemplo, ahorita, aunque este lloviendo tengo que salir a trabajar, porque de eso come mi familia, además de que disfruto hacerlo”, afirmó.

Su optimismo y agradecimiento son su característica principal del artista, quien seguirá tocando, para alegrar a los que lo cruzan y se detienen a grabarlo.

“La música es todo para mí y lo que la gente me dé viene por añadidura”.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.