Si continúa tocándose la cara cuidado, puede ser ansiedad por contingencia

0

Fluvio César Martínez/ Foro Coatza

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Nuevas Gales del sur en Australia: cuatro de cada diez veces que las personas mueven los dedos o las manos, se las llevan a la boca, la nariz o los ojos.

Por ello salimos a preguntar a los porteños, Sí a pesar de la recomendación ¿continúan tocándose la cara?, y esto fue lo que respondieron algunos de forma anónima:

-“Si porque es casi imposible porque prácticamente a cada momento sudas y te tocas la cara o porque te cae una basura”.

-“Pero yo agarro mi trapito y así me toco la cara, si es imposible no tocarse la cara porque a veces nos rascamos”.

– “Lo que te dicen que no hagas, a fuerza el cuerpo lo hace por inercia o por lo que sea”.

– “Para mi es imposible dejar de tocar la cara, más cuando sudo”.

Sí su respuesta es similar a la de nuestros entrevistados, ya habrá comprobado que frenar el acto reflejo de llevarnos las manos a la cara puede llegar a ser complicado.

Seguramente porque lo hacemos automáticamente sin darnos cuenta, y vencer los automatismos requiere un gran esfuerzo.

Aunque otra de las causas de acuerdo a lo señalado por la Psicóloga Lizbeth Torres, es la ansiedad dada la contingencia.

“Puede ser porque estás estresado, porque nos rascamos la nariz sin que nos pique y a veces son movimientos que están relaciones con la ansiedad, con el miedo y el nerviosismo, pero no nos damos cuenta y no lo hacemos consciente”, dijo la experta.

Por ello recomienda realizar una reestructuración neurológica general, además de aprovechar el aislamiento para realizar las siguientes actividades:

“Leer, escribir, poner en orden tus ideas, empezar a hacer un análisis interno sobre tus emociones sobre tus vivencias y sobre las cosas pendientes que tienes con las personas, involucrarte más con tu familia con los temas de interés de tus hijos y de tu pareja”.

Dijo que en estos momentos de contingencia sanitaria, la sociedad debe adoptar resiliencia, paciencia y empatía para no caer en la ansiedad que es la entrada principal al pánico.

Y sobre todo no olvide lavarse las manos a cada momento.

También podría gustarte

Deja un comentario