¿Quién fue San Isidro Labrador y cuáles fueron sus milagros?

0

Agencias

De origen mozárabe, Isidro Labrador fue un santo que habría realizado poco más de 400 milagros; fue beatificado en el siglo XVII.

Su origen llama la atención, pues en contraste con otros personajes que se hicieron santos, Isidro no era de origen noble o provenía del clero; de hecho, sus raíces eran árabes y humildes. 

Poco antes de que el territorio de Madrid, España, pasara a manos cristianas; esta zona le pertenecía a los musulmanes, quienes se establecieron en la zona por la abundancia de agua.

Sus padres fueron Pedro e Inés, probablemente nombraron así a su hijo en honor a San Isidoro, el Arzobispo de Sevilla en la época de los visigodos.

Esto es lo que se sabe sobre los milagros del santo de origen musulmán

Fue en el Códice de Juan Diácono donde se enumeran y relatan en poco más de 25 hojas de pergamino los milagros que San Isidro Labrador habría realizado.

Los testimonios recopilados en ese documento aseguran que desde su infancia: “Isidro no abría pozo del que no manase abundante caudal, aun tratándose de tierras secas”.

San Isidro Labrador logró encontrar agua en las zonas más angostas; incluso en alguna ocasión hizo brotar un manantial de un campo seco con solo un golpe de báculo, abasteciendo a Madrid en un año de sequía.

Entre otros milagros que le acuñan a este hombre está aquel en el que salvó a su hijo único que había caído en un profundo pozo o cuando permitió a su esposa María pasar a pie enjuto sobre el río Jarama y así librarse de las acusación de infidelidad que le lanzaban a la mujer de Isidro.

Algunas de las experiencias religiosas de San Isidro Labrador

  • El pozo de San Isidro
  • Aparición de fuentes y manantiales
  • Ayuda Divina en el campo
  • Saco de Grano misterioso
  • Comida infinita para los pobres
  • El cuerpo incorrupto
  • Consejo en la Batalla de las Navas de Tolosa (póstumo)
  • Sanación de Felipe III

Isidro Labrador falleció en el año de 1172 y su cadáver presuntamente fue enterrado en el cementerio de la Iglesia de San Andrés, donde presuntamente había nacido.

Se le conoce como el Santo Patrón de Madrid y una de las experiencias más peculiares que se vivió en España con el cuerpo del santo fue que tuvo que ser emparedado durante la Guerra Civil para protegerlo de los ataques.

 

 

 

 

 

Con información de RADIOFORMULA

 

Deja un comentario