¿Por qué pintan de blanco los troncos de los árboles?

0
Foto Tomada de Internet

14 de Enero del 2018

Agencias

Algo peculiar que hacen con estos árboles en muchas zonas de la ciudad es “pintar” de blanco la parte baja de sus troncos, lo cual suelen hacerlo particulares, aunque a veces algunos trabajadores de las Delegaciones suelen hacer lo propio en parques y camellones.

Pero, ¿para qué sirve esto?, ¿en verdad es útil?

Qué les ponen

Esa especie de franja blanca en la parte baja de los troncos de los árboles no suele ser pintura, sino que es una mezcla de agua con cal.

A eso se le llama “encalado”, el cual, según se cree, ayuda a que algunos animales trepadores e insectos –como las hormigas– no se suban al árbol y le hagan algún tipo de daño a su hojas o a su corteza. También se supone que sirve para alejar a algunas plagas.

Otros más bien dicen que la cal ayuda al suelo en el que está plantado el árbol cuando este presenta mucha acidez. Así, la cal se lava con la lluvia y ayuda a la tierra a asimilar mejor los nutrientes.

Pero sí hay quien usa pintura acrílica para pintarlos, ya que, aseguran, también funciona para evitar que les caigan plagas e insectos o que los animales se suban a ellos.

Algunas autoridades en el país ordenan pintar los árboles únicamente con fines estéticos (como cuando quieren inaugurar una nueva calle y desean que se vea “bonita”) y hasta hay quien cree que los pintan para que sean visibles a los automóviles.

¿Funciona?

Esta no es una técnica plenamente comprobada por la ciencia, sino que se trata más bien de una costumbre arraigada en México y otros países de Latinoamérica.

Lo que los científicos sí dicen es que la cal en exceso puede dañar al suelo en el que está plantado el árbol cuando ésta se empieza a lavar con la lluvia.

Además, su eficiencia no es muy alta, ya que la mayoría de la plagas e insectos que dañan a los árboles viajan a través del aire.

De hecho, los árboles, a través de sus hojas y corteza –entre otras cosas–, generan mecanismos para defenderse de los agentes naturales que los dañan, tal como pasa en los bosques o en la selva.

Respecto a la pintura vinílica, ésta suele ser dañina para la corteza, ya que funciona como un elemento externo contra ella, el cual le impide desarrollarse de manera natural porque le bloquea el contacto con el agua, el sol y otros factores que le son útiles (así que tampoco es recomendable “intervenirlos” con cualquier tipo de arte, incluyendo telas y estambre).

Y sobre los fines estéticos, lo cierto es que, a pesar de que es un sello característico de ciertas zonas de algunas ciudades, nunca se ven del todo bien pintados de blanco.

Así que, ahora que sabe todo este, piénselo mejor antes de pintar el árbol de su calle o jardín.

Por Carlos Tomasini (@carlostomasini)

Fuente: López Doriga

También podría gustarte

Deja un comentario