Red de Ayuda Ciudadana

Por errores en censo, damnificados de Oaxaca se quedan sin los apoyos ofrecidos

0

Habitantes de Xadani aseguran que las autoridades hicieron con tanta prisa el censo que a algunas familias que perdieron su casa están anotadas como si ésta solo tuviera daños menores.

Lo cierto es que, ese mismo día, el presidente y su comitiva, integrada por el gobernador del estado, Alejandro Murat, y varios secretarios de estado, se fueron de Xadani, tras haber censado a toda prisa a las familias que requerían apoyo.

La prisa, sin embargo, provocó omisiones y errores en el censo de afectados, que dejaron a varias familias sin el apoyo ofrecido.

Crisel Jiménez, albañil de profesión, explica la problemática a la sombra de una lona, rodeado de sus cinco hermanos y su padre, anciano ya.

Aquí vinieron y repartieron tarjetas, supuestamente nos iban a apoyar con 120 mil pesos para los que perdimos la casa, pero hay algunos a los que no les llegó el apoyo así, sólo les llegó el apoyo parcial de 30 mil pesos, aunque sus casas están totalmente dañadas.

La plática se da en el terreno en el que, hasta el 7 de septiembre, se levantaba la casa de sus padres, ahora baldío.

Ese es el caso de mi papá –detalla–. Su casa ya no existe, pero el apoyo para mi papá llegó parcial, como si nada más tuviera que hacer algunas reparaciones. Eso lo decidieron los que anduvieron levantando los censos de las casas. ¿Por qué no se reconoció la pérdida total de la casa? No lo sabemos.

Mientras Crisel habla, sus hermanos, adultos ya, como él, respaldan sus palabras, asintiendo con la cabeza.

Mi papá está un poquito enfermo, y mi mamá tiene embolia, le dio como dos meses antes del sismo… se le durmió la mitad de su lado izquierdo. Entonces, después del sismo nos llevamos a mis papás de aquí, y por eso mismo, como no están aquí, no están recibiendo apoyo.

Aún siendo albañiles, se lamenta Crisel, ni él ni sus hermanos cuentan con recursos para reconstruir la casa de sus padres, que no era más que un cuarto de cuatro por cuatro metros, de la que ahora sólo queda el piso.

Con sus propias manos, lo único que pudieron hacer fue demoler lo que quedaba y remover los escombros.

En este tiempo, más de un mes desde el sismo, no hemos podido trabajar, apenas la semana algunos de mis hermanos consiguieron trabajo, porque en las obras no quieren exponer a los trabajadores, por el peligro de que siga temblando, por eso se detuvo el trabajo… por eso, ahorita están aquí mis hermanos, vamos a echar un techado de lona, aunque sea.

–¿Pudieron denunciar este error al censar la casa de sus papás? –se pregunta a Crisel.

–Fuimos al reclamo. Nos tomaron la queja y nos dijeron que ojalá llegue el demás apoyo, pero no me aseguraron nada. Oficialmente, la casa de mis papás sólo tuvo daños menores… Da tristeza ver tantas casas, tantas familias sin un techo. Hay gente ya grande, mayores, como mi papá, que sufren.

No se trata de un caso aislado

Rolando, un anciano cuya casa de adobes también se vino abajo, también expresa su coraje.

¡Daño parcial, me pusieron! –exclama, mientras camina entre los pedazos de muro y techo de su vivienda– Queremos ayuda del gobierno, porque nosotros no tenemos fuerza, pero el día que vinieron nomás tomaron la foto, pusieron un número de folio, y listo: nomás me dieron 15 mil pesos.

Los otros 15 mil, para completar los 30 mil pesos que le fueron otorgados para reparar el “daño parcial” a su vivienda derruida, no sabe cuándo llegarán.

 

Fuente: periodicocentral.mx

 

You might also like

Deja un comentario

error: Content is protected !!