Petroleros, de los ‘favoritos’ como blanco del crimen

0

Petroleros, de los ‘favoritos’
como blanco del crimen

Por Violeta Santiago/FORO COATZA

Agua Dulce, Ver.- Los trabajadores petroleros han sido uno de los grupos más afectados por la delincuencia en los últimos años. Mientras que también se han destacado por ser víctimas de secuestro o extorsiones, en el conteo de homicidios dolosos los obreros de Petróleos Mexicanos (Pemex) se han destacado como blancos del crimen.
Uno de los primeros casos registrados en los años recientes ocurrió en enero de 2011 cuando el cuerpo del petrolero hidrómilo Pablo Campos Pacheco fue encontrado descuartizado en una fosa clandestina en Las Choapas, en la colonia Miguel Hidalgo, cerca del basurero municipal. Tenía 31 años, dejó a dos hijos huérfanos y desapareció en “El Repasto”, en la colonia Lázaro Cárdenas, en Agua Dulce.
En abril del 2013, el trabajador petrolero de plataformas Alfonso Díaz Montalvo fue asesinado en el interior de su casa. Junto al cadáver se localizó una piedra de gran tamaño, con la que se cree que fue golpeado severamente en el rostro, además de que presentó una perforación en el cráneo, al parecer hecha con una varilla.
De ahí, fue hasta el 2017 cuando los petroleros volvieron a ser blanco de homicidios. En agosto de ese año, en un retorno en la carretera Costera del Golfo fue encontrado el cuerpo sin vida de José Francisco Jiménez A, obrero conocido ampliamente en el sector petrolero, pues era trabajador de planta. Había estado desaparecido un día y dejó huérfano a un niño de 4 años.
A finales de noviembre y durante la primera parte de diciembre la calle Artículo 123, de la colonia El Pajaral, fue custodiada por elementos de la Policía Municipal y de la Fiscalía General del Estado ante el reporte de una fosa clandestina a orillas del arroyo “Agua Dulce”. El hallazgo se confirmó el 23 de diciembre cuando finalmente se exhumaron los restos de una persona que resultó ser Antonio «N», un joven petrolero transitorio que estaba desaparecido desde agosto de ese año.
En el 2018, en febrero, en una fosa clandestina se encontró el cuerpo de Kevin Armando Romero Carmona, quien tenía casi dos semanas desaparecido al momento del hallazgo. Luego, en mayo de ese año, el cuerpo decapitado de José Eduardo Flores Sagrero, un obrero de Pemex que había sido funcionario sindical en el pasado, fue hallado en la carretera Camino a la Panga. La cabeza fue colocada macabramente sobre el cuerpo maniatado y junto se dejó una cartulina que aludía al crimen organizado.
El último caso contra un empleado de la exparaestatal se registró este 8 de enero de 2019, cuando sujetos armados dispararon contra un trabajador de planta cuando se dirigía a su trabajo; a pesar de que recibió tres disparos sobrevivió al ataque al fingir que estaba muerto.

También podría gustarte

Deja un comentario