“Llueven” aves muertas en Australia

0
Algunas de las aves muertas caídas sobre los patios de un colegio en Adelaide, Australia. Foto Especial

Agencias

Al menos 58 aves con “sangre saliendo de sus picos ” cayeron del cielo sobre una escuela primaria al norte de Adelaide, capital costera de Australia Meridional.

El suceso ocurrió alrededor de 14;30, hora local, del pasado 10 de julio, en el patio de un colegio mientras los menores se encontraban en su descanso.

Las aves cayeron del cielo moribundos y con sangre en sus ojos, hecho que aterrorizó a maestros y alumnos que presenciaron el hecho.

La RSPCA (Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales), junto con el Departamento de Medio Ambiente y Agua, investigan el incidente que ocurrió en la escuela primaria One Tree Hill donde decenas de aves Corellas del genero Cacatua nativas de la región cayeron aparentemente envenenadas.

Una testigo dijo a el periódico australiano The Courier Mail que los voluntarios locales de rescate llegaron al lugar minutos después y se quedaron hasta las 11:00 horas recogiendo las más de 50 aves que aún se encontraban agonizantes.

La fundadora de Casper’s Bird Rescue, Sarah King, dijo que no creía que ninguna de las aves hubiera sobrevivido. “Recibí una llamada telefónica de ese cuidador bastante angustiada diciendo que literalmente están en todas partes cayendo de los árboles, cayendo del cielo”.

Añadió que por el momento, no hay un informe que explique la muerte de las aves , pero aparentemente fueron envenenadas. King dijo que los rescatistas habían contactado al Consejo Local para asegurarse de que no era responsable, y dijo que solo se usaban herbicidas que no eran peligrosos para la vida silvestre.

Desde que los rescatistas comenzaron a trabajar, se localizaron 60 aves caídas, de las cuáles 58 habían muerto, reportó el diario The Guardian. Cabe señalar que el Consejo de Medio Ambiente de la Asociación, había informado que las aves corella son consideradas una plaga, no se encuentra protegida y recientemente habían propuesto un nuevo plan para matar a las aves por envenenamiento mediante gasificación, según The Courier.

Para el Consejo, las pequeñas corellas causan daños a la infraestructura construida, como edificios, postes, luces, estructuras de madera y equipos deportivos… también causan “daños significativos a la vegetación, incluidos los árboles y los cultivos”.

Con información de Diario El Mundo

 

 

También podría gustarte

Deja un comentario