Choapense se fue a trabajar al norte del Estado y ya tiene año y medio sin tener noticias de el

0

Por Juan Manuel Jiménez García/ Foro Coatza

Las Choapas, Ver.- Rubén Arellano Jiménez de 44 años de edad es buscado por sus familiares desde hace año y medio, después que fuera a trabajar como operador de maquinaria al norte del estado de Veracruz.

En entrevista con su esposa María del Rosario “N”, narró la angustia que ha tenido que pasar junto con sus tres hijos al no saber nada de su cónyuge desde el pasado 25 de junio del año 2018 cuando hablaron por teléfono por última vez.

Dijo que con su esposo y sus dos hijas y un hijo, eran como cualquier familia con altas y bajas pero a pesar de eso se esforzaba para darles una mejor vida a sus hijos.

Nos cuenta que su esposo era operador de maquinaria de construcción de las llamadas retroexcavadoras y que en ocasiones se tenía que ausentar de la ciudad para poder trabajar, regularmente lo hacía con empresas foráneas que lo contratan por días o meses para rehabilitar o construir caminos o carreteras.

Su último trabajo fue en la congregación del Cerro de Nanchital donde estuvo por espacio de varios meses, pero después que se terminó la obra, regresó con su familia a Las Choapas donde estuvo solo unos días ya que le comunicó a su esposa que en la ciudad de Coatzacoalcos estaban solicitan operador de maquinaria.

Estando en el puerto de Coatzacoalcos se comunicó con su cónyuge donde le avisaba que lo habían contratado para una empresa constructora, en la conversación que sostuvo con su esposo no mencionó el nombre de la compañía y solo le dijo que estaría en Villa Isla, Veracruz.

María del Rosario comenta que los mensajes con el padre de sus hijos comenzaron a ser raros ya que en ocasiones le decía que no podía usar mucho el celular porque lo regañaban.

Para esto en sus mensajes había comunicado que estaba en la ciudad de Xalapa y que se iría hasta Papantla, y fue aquí donde la incertidumbre de la familia, el miedo, la desconfianza y el temor que le haya sucedido, se apoderaron de ellos porque en una última llamada que se dio entre la pareja, el esposo dijo que colgaba porque venían los malos.

Después que le dijo que la amaba y que haría todo lo posible por regresar a Las Choapas para estar con la familia, y que trataría de escapar en el lugar que se encontraba, colgó y hasta la fecha no saben nada de él ni de su paradero.

Por la mente de María pasan muchas cosas y su imaginación va de la tragedia hasta la esperanza que todo va estar bien. Sus familiares le piden resignación y le aconsejan que esté preparada para todo, incluyendo que haya decidido formar otra familia.

María del Rosario no denunció la desaparición de su esposo por temor a que le fueran hacer algún daño pero que lo hará el próximo lunes en la Subunidad Integral de Procuración de Justicia con sede en Las Choapas.

La falta de la figura paterna en el hogar, ha ocasionado que algunos de sus hijos entre en depresión y esto ha repercutido en los estudios y el comportamiento de ellos.

Cualquier información llamar a los teléfonos 938 176 34 95 y 923 107 88 10

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Deja un comentario