Cada vez más cerca de que un corazón enfermo sane por sí mismo

0

Un equipo de científicos de Rutgers, la Universidad Estatal de Nueva Jersey, liderado por Leonard Lee y Shaohua Li, ha dado un paso importante hacia el objetivo de lograr que los corazones enfermos se curen a sí mismos, un nuevo modelo que reduciría la necesidad de la cirugía de bypass, los trasplantes de corazón o los dispositivos de bombeo artificial.

El estudio, publicado recientemente en la revista Frontiers in Cell and Developmental Biology, involucró la eliminación de células de tejido conectivo de un corazón humano, las cuales fueron sometidas a “ingeniería inversa” para convertirlas en células madre del corazón y luego volverlas a manipular para transformarlas en células del músculo cardíaco.

Sin embargo, el verdadero avance del equipo de Rutgers es que, vistas bajo el microscopio, las células musculares cardíacas recién creadas se agrupan en una sola unidad capaz de bombear.

Leonard Y. Lee, autor principal y presidente del Departamento de Cirugía de la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson de Rutgers, indicó que las células cardíacas producidas de esta manera normalmente no se unen y funcionan como una sola. Su equipo logró que esto sucediera mediante la sobreexpresión de una proteína en las células llamada CREG.

Según Lee, los fibroblastos, células en el tejido conectivo, se aislaron del tejido cardíaco y se modificaron mediante ingeniería inversa (o se transformaron) en células madre. Esto se hizo para que cuando la proteína CREG se sobreexpresara, las células madre se diferenciaran en células cardíacas.

La insuficiencia cardíaca ha alcanzado proporciones epidémicas. En este momento, la única opción para tratarla es la cirugía, el trasplante o la conexión del paciente con una máquina de bombeo de sangre“, comentó Lee. “Pero los corazones trasplantables son escasos y los dispositivos mecánicos limitan la calidad de vida del paciente. Por lo tanto, estamos trabajando para encontrar formas de ayudar a los corazones a curarse“.

Aunque todavía lejano, el objetivo final de Lee es poder eliminar pequeñas cantidades del tejido nativo del corazón de un paciente, usar CREG para convertir dicho tejido en músculos cardíacos que trabajarán juntos de manera cohesiva, y volver a introducirlos en el corazón del paciente para permitir que el órgano se cure a sí mismo.

Según la American Heart Association, más de seis millones de estadounidenses viven con insuficiencia cardíaca. La mayoría de las personas escuchan el término “insuficiencia cardíaca” y piensan que esto significa que el corazón ya no funciona en absoluto, pero en realidad significa que el corazón no está bombeando tan bien como debería. Las personas con insuficiencia cardíaca a menudo experimentan fatiga y dificultad para respirar, y les cuesta trabajo realizar actividades diarias como caminar y subir escaleras.

Fuente: salud.carlosslim.org

También podría gustarte

Deja un comentario