Aulas construidas en el gobierno de Daniel Martínez se caen a pedazos en Agua Dulce

Los salones de clases fueron edificados en el 2014, obra que fue observada por el ORFIS debido a la opacidad con que se desarrolló; seis años después el techo amenaza con desplomarse

0

 

as dos aulas construidas en el gobierno anterior, que encabezó Daniel Martínez González, presentan serias deficiencias físicas en el área del techo.

Por Alfredo Santiago H. / Foro Coatza

Agua Dulce, Ver.-  Salones de clases que fueron construidos en el telebachillerato del ejido El Encanto Pesquero, durante la administración que encabezó Daniel Martínez González, se están cayendo a pedazos, reportaron los profesores en oficio dirigido al Ayuntamiento.

El documento firmado por la Coordinadora del plantel con clave 30ETK0010Q, Joanna Romero Sánchez, señala que “la integridad de las estructuras se encuentra comprometida, pues se han detectado desprendimientos de concreto y formaciones de grietas en el techo”.

El agua de las grietas escurre sobre el pizarrón, las goteras sobre las butacas, lo que afecta el mobiliario.

Lo anterior luego de que, “por el fenómeno natural de oxidación de los refuerzos metálicos, se encuentran afectadas las características funcionales del concreto armado, como la adherencia”, señala textualmente el oficio.

También se reveló que el agua de lluvia se filtra por las paredes hacia el interior del salón, afectando el mobiliario, desde el pizarrón hasta las butacas, pues al ser de madera comprimida se ven afectadas por el agua.

SOLICITUD

Durante el 2018 la actual administración municipal, encabezada por Sergio Guzmán Ricárdez, resolvió el problema de la falta de energía eléctrica en el plantel, pues la obra de ampliación de media y baja tensión llevada a cabo por su antecesor, también estaba en observación del ORFIS.

El oficio presentado por la coordinadora del plantel, solicitando el apoyo del Ayuntamiento.

Para el año siguiente Guzmán Ricárdez se comprometió a la construcción de un aula más, luego de percatarse de que uno de os tres grupos de estudiantes tenía que tomar las clases en los baños, ante la falta de un aula.

Ahora el personal del plantel y padres de familia solicitan la rehabilitación de las dos aulas construidas previamente, pues existe el riesgo de que el techo se desplome, lo cual pone en peligro la integridad física de los alumnos.

OBSERVADA

Dicha obra de construcción de aulas en el Encanto Pesquero fue observada por el Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) del estado de Veracruz, de acuerdo al dictamen sobre el ejercicio fiscal 2014.
En el documento, en poder de este medio informativo, se señala que el proyecto ejecutivo carecía de validación por la dependencia normativa y catálogo de conceptos; el proceso de licitación carecía de análisis de propuestas.

Mientras que el contrato no contaba con fianza de vicios ocultos, programas de materiales de obra, suministro de material, mano de obra, maquinaria y equipo complementario; es decir, una obra con total opacidad como fue la regla durante el tiempo que gobernó Martínez González.

La obra fue observada por el ORFIS en el 2018, pero el gobierno municipal presentó documentos donde aseguraba que la obra estaba en perfectas condiciones, hoy se sabe que mintieron.

A pesar de que los daños son evidentes en la obra a menos de seis años de su construcción, es probable que Daniel Martínez y sus colaboradores, como el entonces director de Obras Públicas, Agustín González Córdova, no respondan por las obras tan deficientes que construyeron con dinero del pueblo, pues dichas cuentas públicas ya fueron cerradas.

RETROCESO

Esta situación significa un retroceso en los planes del personal de la institución de afianzar la matrícula, pues debido a que no tenían salones, en ciclos escolares anteriores muchos alumnos preferían irse a estudiar a Las Choapas o a la zona urbana de Agua Dulce.

Ahora que cuentan con tres aulas, los padres de familia del ejido El Encanto Pesquero y comunidades cercanas como Los Soldados, Díaz Ordaz o Cuauhtémoc han puesto su confianza en este telebachillerato.

Sin embargo, si se pierden dos de los tres salones, los alumnos podrían solicitar su cambio a otras escuelas ante la incertidumbre de no tener un lugar adecuado donde tomar clases, lo que pone en riesgo la continuidad de la escuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.