A cuatro años, Cecilia no tiene justicia por su feminicidio en Agua Dulce

0

Por Violeta Santiago/ Foro Coatza

Agua Dulce, Ver.- Este 7 de enero se cumplieron cuatro años de impunidad por el asesinato de una joven mujer, madre de dos pequeños, que vivieron en carne propia el maltrato ejercido por el feminicida.

A cuatro largos años, el nombre de Cecilia del Carmen Vázquez González permanece en el olvido y su familia sigue esperando una justicia que no ha llegado.

Los hechos ocurrieron durante la madrugada del 7 de enero del 2015, cuando en una humilde vivienda número 84 del callejón Texmelucan, de la colonia Puebla, fue encontrado sin vida el cuerpo de Cecilia, de entonces 26 años de edad. La historia detrás resultó ser todavía más desgarradora.

Ceci, madre de dos niños de 8 y 10 años de edad, se dedicaba a la venta de perfumes, productos por catálogo o hacía pan y comida para vender. Vivía con su madre, Lucía del Carmen Rodríguez, en la vivienda de dos pisos y de endeble construcción.

La joven había conocido a *Luis Miguel “N”, un hombre de 27 años que trabajaba como guardia de seguridad. La noche del 6 de enero llegó a la vivienda y comenzó a pelear con Cecilia. Los celos enfermizos provocaron insultos, gritos y amenazas, tanto así que se elevó el tono de la situación y el hijo mayor tuvo que entrar a la habitación de la planta alta para defender a su mamá, cuchillo en mano.

Asustado, Luis Miguel trató de calmar al menor y le prometió que dejaría de pelear con su mamá. Nada más falso. El cobarde sujeto, apenas dio vuelta el niño, la ahorcó con un cable de teléfono y dejó su cuerpo viendo a la pared y medio tapado con algunos cobertores, de forma que desde la puerta parecía que dormía. Además todavía robó el teléfono móvil de la joven, el dinero de la alcancía de los niños y huyó en la oscuridad de la madrugada.

Por la mañana, los niños se fueron a la primaria y la señora Lucía se sorprendió de que su hija no bajara. En algún momento de la mañana se asomó, pero la vio ahí, de lado, creyéndola dormida. Fue a las 16:15 cuando decidió “despertarla”, pues ya había pasado demasiado tiempo. Cecilia del Carmen, para entonces, ya tenía más de doce horas muerta.

En el colchón no quedaron rastros de sangre, pues murió asfixiada. Esa tarde se procedió a hacer el levantamiento del cuerpo y las autoridades ministeriales llegaron para abrir la investigación, que apuntaba a Luis Miguel “N” como posible responsable de feminicidio; a pesar de que tenían su nombre, fotografía y demás datos, para entonces el sujeto ya tenía varias horas de ventaja y había dejado la ciudad.

A cuatro años de aquel fatídico día, el señor Faustino Vázquez Almeida, padre de Cecilia, responde desde la ventana que sólo quiere justicia para su hija. “Era muy celoso ese hijo de su rechingada suerte”, soltó entre dientes, maldiciendo al hombre que le arrebató la vida a su hija.

El proceso ha sido especialmente difícil para los dos niños: la madre de Ceci y abuela de los menores fallecería casi un año después; se la llevó el alcohol y la depresión. Así que los menores quedaron en manos de un hombre que, a sus 60 años, tuvo que “volver a empezar” como padre.

Ahora, a sus 64 años, don Faustino se siente cansado, aunque lo motivan sus nietos. Ya van a la secundaria y él trabaja como balconero, electricista, plomero y “de lo que caiga”. No tiene pensión alguna y el programa del que recibía apoyo, el de Jefas de Familia, lo dejó de recibir desde noviembre por razones que él desconoce.

Sus nietos tuvieron que acudir a terapia psicológica por casi dos años, especialmente el mayor, que horas antes del asesinato artero de su madre entró por la puerta blandiendo un cuchillo para defenderle del hombre que —en ese momento no imaginaba— mataría a Cecilia. Para los niños, que ya rozan la adolescencia, el golpe fue tan fuerte que no han vuelto a tocar el tema, aunque esta fecha es especialmente difícil para ellos.

Don Faustino dijo que a pesar de que las autoridades investigadoras lo van a ver cada tanto tiempo, no hay avances en la investigación, por lo que implora justicia para la joven mujer que dejó huérfanos a dos niños.

También ofreció el teléfono 923 238 79 53 para quien quiera contratarlo para algún trabajo, pues ahora en su vejez debe mantenerse activo y en pie para sacar adelante a dos niños a los que un cobarde sujeto les arrebató su madre un día después de Reyes.

También podría gustarte

Deja un comentario