5 mentiras que debes evitar en tu currículum

0

Si estás considerando mentir en tu CV para que los empleadores volteen a verte, descártalo; existen altas posibilidades de que te atrapen. Te presentamos las mentiras más comunes que debes evitar en tu historial de empleo.

Si estás considerando mentir en tu currículum vítae (CV) para que los empleadores volteen a verte, descártalo, porque existen altas posibilidades de que te atrapen. Así lo recomienda un artículo del blog de empleo Glassdoor.

El 56% de los empleadores encontraron mentiras en los expedientes laborales de los aspirantes, según un estudio de la firma CareerBuilder, realizado entre mayo y junio de 2015.

Las cinco mentiras más comunes

Glassdoor explica que cuando un candidato incurre en este tipo de engaños es menos probable que obtenga el puesto por el que aplica. A continuación te presentamos algunas de las mentiras más comunes de los candidatos a un empleo:

1.Habilidades exageradas

Seis de cada 10 empleadores han visto habilidades embellecidas en los currículos, según cifras de CareerBuilder.

Aunque no tengas todas las habilidades que requiere el puesto, no es una área en la que quieras mentir. Puede resultarte fácil pensar “las aprenderé sobre la marcha”, pero si los empleadores descubren que no eres capaz de ejecutarlas como habías dicho, ellos te tacharán de deshonesto.

Sé sincero sobre tus habilidades y las áreas en las que necesitas crecer. Un empleador contratará más pronto a un postulante al que conoce de manera realista. De hecho, empleadores de CareerBuilder han dicho que ellos considerarían a un candidato que sólo posee tres habilidades de cinco que demanda el puesto de trabajo.

2.Responsabilidades inventadas

El 54% de los empleadores han visto que los candidatos mienten sobre las responsabilidades que han tenido en puestos previos.

Puede resultarte tentador cambiar la descripción de tu trabajo para decir que has manejado un proyecto para ayudarte un poco, pero no será así.  Durante la entrevista, las personas de recursos humanos  te preguntarán sobre tu rol y experiencia en el proyecto y tus respuestas revelará (o no) qué tanto sabes sobre lo que estás hablando o si estás fabricando algunas cosas.

En cambio, enfatiza la responsabilidad que sí tuviste, cómo apoyaste a tu equipo o cómo cumpliste con fechas de entrega acordadas. También puedes contar una historia sobre cómo tuviste que tomar una rápida decisión y cuál fue el resultado.

3.Fechas de empleo que no concuerdan

Cambios constantes de empleo o largos periodos de desempleo no lucen bien en un currículum, por lo que no hay dudas de por qué 39% de los empleadores han visto fechas falsas en los empleos.

Algo peor que un CV manchado por estos detalles en que te atrapen en la mentira. Tal vez pases la entrevista, pero cuando los empleadores verifiquen los datos con tus antiguos jefes y descubran que sólo trabajaste un par de semanas en la empresa donde aseguraste un año de estadía, ellos pondrán en duda todo lo que dijiste también.

Siempre ajusta tu currículum para la posición a la que te postulaste, pues si tienes mucha experiencia en múltiples áreas, incluye sólo la más relevante para esa posición específica. Si los empleadores descubren huecos temporales, explica que trabajaste en otra industria durante ese lapso.

4.Inventar cargos laborales

3 de cada 10 empleadores han descubierto títulos inventados en los currículos.

Nunca digas que has sido gerente. Si no te descubren en la entrevista, los empleadores lo averiguarán cuando llamen a tu antiguo empleo para pedir referencias sobre ti.

Date cuenta que los cargos no son todo. Lo que importa es lo que haces con tus capacidades. Por mundano que parezca tu cargo real, destaca todo lo que tu rol representa, especialmente tareas únicas que desempeñaste.

5. Títulos académicos falsos

Si estás pensando en que el título profesional no es algo que realmente revisan los empleadores, te equivocas. El 28% de los contratistas encontraron títulos falsos en los currículos.

No importa que estés cursando tu carrera; anota tu nivel más alto de estudios concluidos y cuándo esperas gradurarte. Si estás tomando una pausa de la escuela, prepara una buena explicación de por qué la tomaste, como ahorrar dinero, problemas familiares, etcétera. Cuando pregunten por la escuela, habla sobre tus trabajos en curso, lo que has aprendido y cómo eso influye en tus metas profesionales.

Deja un comentario